Buena nutrición en situación de emergencia

Del problema a la solución

Descarga de frutas y hortalizas
Fecha: 21/06/2017
Autor: MIDES

El MIDES está comprando frutas y hortalizas a productores familiares de Salto, para garantizar la alimentación de las personas damnificadas por las inundaciones en el Norte del país. Además de las compras habituales que realiza el Instituto Nacional de Alimentación (INDA), en esta oportunidad se coordinó con el área de Ruralidad del MIDES para aprovechar el trabajo de pequeños productores apoyados por el ministerio.

Desde que se instaló el Sistema Nacional de Emergencia (SINAE) y su comité, el trabajo entre diferentes ministerios se va aceitando, pero también a la interna de los mismos. Es el caso de Salto y el trabajo que lleva adelante el INDA junto a la Dirección Nacional de Economía Social e Inclusión Laboral y la Dirección de Gestión Territorial del MIDES. Gracias a estas acciones, productores familiares de la zona pueden brindar alimento fresco para la población afectada por las inundaciones.

Producción familiar a la olla popular

“La seguridad alimentaria tiene como pilar la producción y comercio de los alimentos, para INDA es fundamental comprometerse en fortalecer la agricultura familiar y que tengan vías de salidas para la comercialización” manifestó el director de INDA Gerardo Lorbeer.

“Se está coordinando con INDA la provisión de alimentos frescos provenientes de la agricultura familiar, en lo posible local” expresó Margarita Castro, responsable de la división de Proximidad Laboral del MIDES.

En el caso de Salto, se da la particularidad de que cuenta con “un cinturón hortícola muy potente” cercano a la ciudad, en un radio de ocho kilómetros aproximadamente, según destacó Castro.

Por tal motivo, en lugar de proporcionar alimentos no perecederos, se hace el aporte en víveres frescos tales como papa, boniato, zapallo, tomate, lechuga, etcétera, además de fruta, por supuesto.

“Esto no solamente mueve la economía local, promoviendo la agricultura familiar, sino que además obliga a que las instituciones cocinen y que las personas coman alimentos frescos y elaborados en el momento”, dijo Castro.

Gracias a que las instituciones accedieron a este cambio en la forma de brindar las provisiones, se pudo lograr un aumento en la calidad nutricional de la ingesta de las personas beneficiadas.

Lorbeer también destacó que esta medida es favorable para los productores porque de otra manera podrían perder las cosechas y lo producido, a causa de las inundaciones.


El aporte de los productores familiares se está recibiendo en el cuartel donde se acopian los alimentos secos que manda INDA para la elaboración, por parte del ejército, de las diferentes comidas. En ese mismo cuartel, los emprendedores entregan lo que se necesita según el menú elaborado.

El Departamento de Ruralidad de MIDES realizó en este sentido un estudio con la población destinataria de esta transferencia de alimentos y se elaboraron menúes adecuados acordes a la franja de edades (niños y niñas, adolescentes y personas mayores); así como por cantidad de ingestas a proporcionar (desayuno, almuerzo, merienda y/o cena).

Ese menú se elaboró con la ayuda de una nutricionista de Uruguay Crece Contigo, que también colabora con INDA en Salto, junto al equipo de Ruralidad de MIDES en dicho departamento.

En base a la pesquisa de cantidad de ingredientes que requería el menú, se proyectó la compra, pudiendo además con esta información planificar la cantidad de producción necesaria para abastecer las necesidades de la población beneficiaria.

Ruralidad

La División de Ruralidad de MIDES, inscripta en la División de Proximidad Laboral de DINESIL, trabaja desde 2015 en el fomento de la agricultura familiar y su comercialización tanto por canales privados como públicos.

“En la historia más cercana, las compras públicas se orientan a proveedores o mayoristas que se dedican a la producción familiar, para quienes el Estado es un actor muy importante a la hora de comercializar sus productos”, explica Jorge Vaz Tourem, representante de Ruralidad del MIDES.

Conforme a la Ley 19.292 que impulsó el MIDES junto al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, de compras públicas orientadas a la agricultura familiar, se reserva un 30% de las compras centralizadas del Estado y hasta el 100% a nivel descentralizado.

Lo que se hace con el caso de Salto, por ejemplo, es llevar a la práctica esta Ley. Pero también en otros departamentos donde el Departamento de Ruralidad está presente y no solo en contexto de emergencia, como el caso de las inundaciones. Se trata sí de apoyar a aquellos productores que se encuentran en una situación más vulnerable.

“Lo más difícil a veces es la parte asociativa, que puedan agruparse y establecer su forma jurídica, así como prever aspectos logísticos de producción y distribución”, explica Vaz Tourem. “La población objetivo de la intervención son estas familias productoras más vulnerables”, subrayó.

Se trata de población que vive en el medio rural, que ha ido mejorando su situación con la llegada de servicios como salud y educación, pero que todavía les falta poder insertarse de forma más favorable a los canales comerciales.

Vaz Tourem explicó que Ruralidad ya venía trabajando junto a INDA en la implementación de estas acciones a nivel nacional, pero que en vista de la emergencia suscitada en algunos departamentos, “se apuró” el proceso para poder atender la demanda y beneficiar a las familias productoras al mismo tiempo.

Redes sociales de INDA Cuenta oficial del MIDES en Instagram Cuenta oficial del MIDES en Facebook Cuenta oficial del MIDES en Twitter Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn