Guía alimentaria para la población uruguaya

Basá tu alimentación en alimentos naturales y evitá el consumo de productos ultraprocesados

Manos de una persona cortando vegetales
Fecha: 11/07/2017
Autor: MIDES

Basá tu alimentación en alimentos naturales y evitá el consumo de productos ultraprocesados en el día a día, con excesiva cantidad de grasas, azúcar y sal. Los alimentos naturales o mínimamente procesados que hemos empleado tradicionalmente en nuestras cocinas son la base para una alimentación sana.

La alimentación de nuestros abuelos, padres y madres se basaba en los alimentos naturales, es decir, aquellos que se obtienen directamente de las plantas o de los animales, como frutas, verduras, legumbres, carnes, huevos, leche, arroz, trigo,
entre otros. En algunos casos, a estos alimentos se les aplican procesos simples como pelado, molido, desecado, fermentado, pasteurizado o congelado, sin el agregado de sal, azúcar o grasas.
La alimentación basada en comidas caseras preparadas con este tipo de alimentos con poca cantidad de sal, azúcar y grasas se asocia con un buen nivel de salud y bienestar, y una incidencia más baja de enfermedades.
Esto se debe no solo a su calidad nutricional, sino también a los beneficios emocionales, mentales y sociales que implica
cocinar nuestros propios alimentos y compartirlos con otras personas.
Por eso nuestra recomendación es que bases tu alimentación en los alimentos naturales que hemos empleado tradicionalmente en nuestra cocina.

Los alimentos procesados

Algunos de los alimentos naturales que nos acompañan desde hace cientos de años son procesados con técnicas similares a las que utilizaban nuestras abuelas en sus cocinas. Se les agregan grasas, aceites, azúcares, sal, vinagre y otros ingredientes culinarios para hacerlos más gustosos y más duraderos. Se cuecen, secan o fermentan, y se aplican métodos de conservación como salado, salmuera, curado y ahumado. Nos referimos a los quesos, panes, conservas de verduras, legumbres o frutas, quesos, algunos tipos de carnes conservadas en sal y pescados en sal y aceite.
Muchas veces contienen excesiva cantidad de sal, grasas o azúcar, no obstante, utilizados en cantidades moderadas y combinados con alimentos naturales, también son parte de una alimentación saludable.

Los productos ultraprocesados

Además de los alimentos naturales y los procesados, cuando hacemos las compras nos encontramos con infinidad de productos ultraprocesados, que son ofrecidos en atractivos envases. Están diseñados para ser consumidos prácticamente sin ningún tipo de preparación culinaria y en cualquier lugar, sin necesidad de mesas, platos y cubiertos, mientras trabajamos, conducimos o vemos televisión.
Suelen ser iguales o muy similares en todo el mundo e invitan a ser consumidos de forma impulsiva. Las grandes empresas que los fabrican invierten muchísimo dinero en su promoción. En general, sus ingredientes son de muy bajo costo, por lo que se comercializan en envases de gran tamaño. De esta forma, favorecen el consumo de más calorías y, en consecuencia, aumentan el riesgo de padecer obesidad. Muchas veces, sus etiquetas incluyen imágenes de alimentos
naturales o destacan el agregado de vitaminas y minerales sintéticos, creando la falsa impresión de que son saludables.

Recordá

No sustituyas totalmente la leche por el queso: consumiloen cantidad moderada y como ingrediente en
preparaciones caseras elaboradas en base a alimentos naturales.
Cuando compres quesos, elegí aquellos con menor contenido de grasa y sal.
No abuses de los sándwiches, refuerzos o bocatas preparados con pan como sustituto de las comidas principales.
Preferí frutas, verduras y legumbres, ya sean frescas, congeladas o deshidratadas, y consumí las conservas en forma ocasional o en pequeñas cantidades agregadas a otras preparaciones.

Recomendación

Además de la excesiva cantidad de sodio, grasas y azúcares que contienen, los productos ultraprocesados «engañan» los mecanismos que regulan el apetito. Poseen ciertas características que hacen que el cerebro y el aparato digestivo subestimen las calorías que ingerimos, entonces no se desencadena la señal que indica que estamos satisfechos o se desencadena tardíamente.
Como resultado, al comer este tipo de productos tendemos, sin darnos cuenta, a comer más de lo necesario, lo que nos predispone a la obesidad.

Redes sociales de INDA Cuenta oficial del MIDES en Instagram Cuenta oficial del MIDES en Facebook Cuenta oficial del MIDES en Twitter Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn